¿Practicas ejercicio? Esto le ocurre a tu cuerpo cuando no lo haces

En un estudio de The Lancet se descubrió que las personas que menos se mueven tienen cerca de un 500% de probabilidades de morir de forma prematura. Por aquello, se indica la importancia de tener rutinas de ejercicio, aunque sean pequeños.

Si eres una persona que no se ejercita mucho, te contamos que la revista Eat This Not That recopiló una serie de riesgos a los que te podrías enfrentar:

Problemas con el sueño

Muchas veces se piensa que el insomnio no es un gran problema por el que debamos preocuparnos, pero la verdad es que si las dificultades para dormir ocurren con frecuencia, pueden ser perjudiciales. Entre los riesgos a los que se enfrenta alguien con problemas para dormir están la diabetes, el aumento de peso, un sistema inmunológico debilitado, trastornos mentales o relacionados con el ánimo y enfermedades cardíacas.

Uno de los inductores de este mal dormir es el poco movimiento y la baja quema de calorías. Por esto, se indica que el ejercicio es uno de los principales promotores del sueño.

Mayor riesgo de hipertensión

Realizar ejercicio beneficia al corazón, pues permite que bombardee de manera más eficiente. Cuando te mueves poco, con el tiempo tu capacidad cardiorrespiratoria disminuye, lo que quiere decir que tu corazón se esfuerza más. Según un estudio de American Journal of Human Biology, las personas cuyos niveles de actividad física disminuyeron progresivamente tenían cerca de un 72% más de posibilidades de padecer hipertensión en comparación con quienes se ejercitan frecuentemente.

Problemas de memoria

Realizar ejercicio frecuente promueve la neuroplasticidad y la capacidad que tiene el cerebro para formar nuevas conexiones neuronales. Un estudio publicado por la revista Neurology concluyó que las personas que estaban en forma siendo adultos poseían una mejor capacidad de memoria, habilidades motoras y, en general, mayor facilidad para concentrarse y controlar sus emociones.

Niveles de azúcar descontrolados

La actividad física cumple un rol fundamental en la manera en que tu cuerpo procesa los carbohidratos. Por ejemplo, si llevas mucho tiempo sin ejercitarte, sufrirás un descontrol en tus niveles de azúcar en sangre, lo que podría provocar que padezcas de enfermedades como diabetes. Según un artículo publicado por la revista Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology, una pequeña caminata puede reducir el riesgo de padecer diabetes de tipo 2.

Peor movimiento de huesos y articulaciones

Este es el efecto más notorio de no hacer ejercicio. Si pasan los años y no practicas una rutina, comenzarás a sentir dolores en las articulaciones, lo que en algún momento podrían provocar problemas como la artritis reumatoide o la osteoporisis. Además, tus músculos pueden debilitarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *